Inflamación crónica

La INFLAMACIÓN CRÓNICA puede causar o exacerbar varias enfermedades (diabetes tipo II, la enfermedad cardiovascular, varios tipos de cáncer, osteoporosis, depresión, y enfermedades de Alzheimer y de Parkinson).

Por ello, es importante saber cuales son sus principales causas ambientales para que se pueda prevenir este fenómeno fisiopatológico. Entre las posibles causas encontramos:

1) la inactividad física

2) la obesidad (en especial visceral)

3) una dieta hipercalórica

4) alimentos con lípidos oxidados o productos finales de la glicación (AGEs)

5) comidas con carga glucémica elevada (⇪glucosa ⇨ vía de las pentosas en neutrófilos y monocitos ⇨ NADPH ⇨ Radical superóxido ⇨ H2O2 ⇨ activa la translocación para el núcleo de estas células de uno de los factores de transcripción mas importantes en la regulación de la respuesta inflamatoria, el Nf-kB)

6) ácidos grasos trans (industriales) y algunos ácidos grasos saturados (en especial palmitato, presente, por ejemplo, en varios alimentos procesados)

7) exceso de sal (⇪ receptor de IL-23 en Linfocitos T CD4+ naïve ⇨ ⇪ Th17 ⇨ ⇪ inflamación)

8) comidas de fast food (hipercalóricas, con lípidos oxidados, AGEs y exceso de sal y azúcar y/o con carga glucémica elevada)

9) deficiencias de micronutrientes (en especial magnesio)

10) Alteraciones de la Microbiota, existiendo por lo menos 2 posibles mecanismos:
A) ⇪ endotoxemia ⇨ ⇪ inflamación
B) ⬇︎ células tolerogénicas, en especial células dendríticas reguladoras (DCregs) y linfocitos B y T reguladores (Bregs y Tregs)

11) el estrés psicológico

12) ritmos circadianos alterados (que conllevan también patrones de sueño inadecuados)

13) la exposición a varios contaminantes y al tabaco

Más información sobre la inflamación crónica de la mano de Pedro Carrera dentro de Nutriflick